Contacto


Para contactar conmigo puedes hacerlo al facebook: Ariel Romero
o al email: arielromeroescritora@hotmail.com

jueves, 18 de enero de 2018

Merche y Fran (Protagonistas de "Espía del amor") nos presentan su novela de Eva Gil Soriano



 
Hola, me llamo Merche y ahora os hablaré un poquito sobre mí. 

Desde que era pequeña me ha gustado ayudar a los demás, ser solidaria y generosa, pero lamentablemente siempre me metía en líos.

A pesar de que no provengo de una familia católica practicante, creía en Dios y había estudiado religión en el colegio, así que, conforme fui creciendo, se me ocurrió la manera de ayudar al prójimo sin acabar magullada. No sé si lo has imaginado ya, pero mi idea fue meterme monja y rezar por todas las personas desdichadas y que Dios las ayudase por mí.

Al ser la más joven de mi convento, era bastante inquieta y me solían regañar con mucha frecuencia, además también era propensa a los accidentes, eso sí, nunca a propósito.

—¿Estás segura de eso?
—Todavía es mi turno, espera el tuyo.

Como iba diciendo… pasé mi adolescencia en el convento de clausura hasta que a mis veinticuatro años tuve que salir. Mi hermana había muerto y no podía dejar solo a mi padre.

—¿Ya me toca a mí?
—Está bien, continúa tú, pesado.

Yo soy Fran y he trabajado con el padre de Merche hasta su jubilación. Cuando a esta loca se le ocurrió salir del convento…

—¡Eh! ¿A quién llamas loca?
—No me hagas contar todas las cosas por las que me has hecho pasar.
—Los hombres, siempre tan exagerados.

Continúo, cuando Merche salió del convento, puso en peligro su vida. Claro que ella no lo sabía pero lo hizo y su padre no estaba dispuesto a perder a otra hija, así que le asignó un protector. ¿Habéis adivinado ya a quién le tocó? Pues sí, a mí.

Cuidar de Merche fue una tortura porque, al haber pasado tantos años en el convento, no sabía nada de la sociedad de hoy en día. Todo le llamaba la atención, hasta la cosa más insignificante y lo peor de todo es que le apetecía ayudar sin que nadie se lo pidiera y ya podéis imaginar cómo acababa, metida en problemas y yo tratando de sacarla.

Lo peor de nuestra historia, es que las cosas se pusieron muy feas con los hombres malos de los que tenía que proteger a Merche y que ella me pareciese atractiva no me ayudaba mucho, la verdad.

—Tú tampoco estás nada mal.
—Gracias por tu cumplido, pero ahora dejaremos que los lectores y lectoras se animen a leer nuestra novela donde encontrarán acción, aventura, humor y amor, ¿por qué no?
—Ah, y para cualquier crítica a nosotros no nos mires, eso es responsabilidad absoluta de Eva Gil Soriano.



Booktrailer